El juego como práctica humana potencia el desarrollo integral de niñas y niños, siendo el rol de las comunidades educativas el generar ambientes e interacciones que lo promuevan y protejan. Como lo señalan las Bases Curriculares, las comunidades poseen un rol fundamental en “Desarrollar interacciones afectuosas y respetuosas, para dar seguridad y confianza en los niños y niñas, garantizando, en este caso, un apropiado ambiente de aprendizaje, considerando las
3 características, necesidades, intereses de ellos y ellas, las experiencias previas que posean, las fortalezas que los potencian y el contexto sociocultural, intercultural y lingüístico al que pertenecen” (MINEDUC, 2018).

Hoy viernes 27 de abril, nuestros estudiantes de pre-básica conmemoraron este celebración.

Por admin